Nuevos avances en uniones para el vehículo eléctrico

img

El transporte sostenible se ha convertido en una prioridad para mitigar el cambio climático. Los vehículos eléctricos, en detrimento de los vehículos de combustión convencionales juegan un papel crucial en este sentido, de modo que a día de hoy son ya una necesidad clara. Para que esto sea una realidad en el mercado, una de las principales limitaciones sigue siendo los avances en cuanto a las baterías.

En este sentido, el conjunto denominado bandeja de batería juega un papel crucial en la estructura de los nuevos vehículos eléctricos. La densidad de energía de una sola batería es relativamente pequeña, de modo que, para lograr la autonomía y rendimiento necesarios, se requieren muchas baterías, lo cual, a su vez, necesita disponer de un gran soporte para el conjunto de baterías. Esto implica consecuentemente un gran peso, lo cual afecta al rendimiento del vehículo eléctrico, reduciendo la velocidad y autonomía del mismo. Las bandejas de baterías representan el 25-30% del peso total del coche. Es por ello por lo que reducir su peso se ha convertido en una de las tareas más urgentes en el desarrollo de los nuevos vehículos.

El proyecto LIGHTBEE, promovido por Smart Eureka en el que participan entidades de España, Turquía y Bélgica, plantea superar las limitaciones de diseño y fabricabilidad de las bandejas de baterías con el objetivo de obtener bandejas más ligeras, que aseguren la estanqueidad, más económicas y sostenibles. Para ello, se está trabajando en nuevos aluminios ligeros de alta resistencia, soluciones multi-material y nuevas técnicas de unión avanzadas.

El centro tecnológico LORTEK, junto con las empresas vascas Lagun Machine Tools y Ekide, están desarrollando los procesos y maquinaría necesaria para soldar las bandejas de baterías mediante Friction Stir Welding (FSW). Esta tecnología evita las deformaciones térmicas que se producen con los procesos convencionales, evitando consiguientes post-procesos para el enderezado de las piezas. Además, ofrece múltiples ventajas como una gran calidad de las uniones soldadas asegurando la estanqueidad, la posibilidad de soldar aluminios actualmente no soldables, posibilidad de realizar uniones disimilares y distorsiones reducidas. Asimismo, es un proceso automático, repetitivo y de bajo consumo energético. Por todo ello, la tecnología de FSW tiene un gran potencial para dar respuesta a las innovaciones necesarias en el vehículo eléctrico.

Visitar web del proyecto